Trigésimo noveno aniversario de la jura de la bandera en Malvinas.

“Soldados de la Patria: no olvidéis jamás que nuestra obra es de Dios; que él nos ha concedido esta Bandera, que nos manda que la sostengamos, y que no hay una sola cosa que no nos empeñe en mantenerla con el honor y decoro que corresponde. Nuestros padres, nuestros hermanos, nuestros hijos, nuestros conciudadanos; todos, todos fijan en vosotros la vista, y deciden que es a vosotros a quién corresponderá todo su reconocimiento si continuáis en el camino de la gloria que os habéis abierto. Jurad conmigo ejecutarlo así, y en prueba repetid: ¡Viva la Patria!”.  (Jujuy 25 de mayo de 1812). Estas fueron las palabras del general Belgrano en la primera jura de la bandera a los soldados que entrarían en batalla para defenderla hasta perder la vida.

En 1982, 170 años después, los herederos de aquella epopeya llegaron a las Islas Malvinas para defenderlas y portando la misma enseña que Belgrano hizo jurar a orillas del Río Pasaje y que, a partir de ese momento, pasó a llamarse Juramento .

Los soldados conscriptos clase 63 que participaron de la reconquista y posterior defensa de las islas no habían llegado a jurar la enseña patria en sus unidades, como es tradición todos los días 20 de junio en homenaje a su creador, era entonces necesario que lo hicieran antes de entrar en combate.

El Regimiento de Infantería 25 sería el primero en hacerlo, con la presencia de su Comandante de Brigada General García y su Jefe el Teniente Coronel Seineldín, decidieron organizar dos ceremonias de juramento: la primera tuvo lugar en Puerto Argentino el día 24 de abril, mientras que la segunda ocurrió en Darwin el 25 de mayo. 

No serían los únicos en hacerlo, también juraron los soldados clase 63 de las distintas unidades que se encontraban en las islas y próximas a enfrentar al enemigo. La fórmula: “Seguir constantemente la bandera hasta perder la vida”, resonó como un solo grito en nuestras Malvinas y marcó la determinación de nuestros soldados para defender la soberanía.

Soldados, Suboficiales y Soldados argentinos dieron testimonio de este juramento y murieron para que la Patria viva, allí están como testigos eternos de la irrenunciable defensa del patrimonio nacional, hasta el día en que la enseña nacional vuelva a flamear sobre nuestras Islas. 

Leave a comment